Net Promoter Score®

Cómo el home office mejora el EX y aumenta su productividad

El home office o trabajo desde casa es un acuerdo en el que el trabajador puede desarrollar su labor desde el hogar y, aunque parezca una práctica ampliamente extendida, fue la llegada de la pandemia la que impulsó su práctica a gran escala.

icono close morado
Paula Moréz
Líder de Proyecto

El home office o trabajo desde casa es un acuerdo en el que el trabajador puede desarrollar su labor desde el hogar y, aunque parezca una práctica ampliamente extendida, fue la llegada de la pandemia la que impulsó su práctica a gran escala.

Más allá del resguardo, que el coronavirus convirtió en una necesidad, existen dos grandes beneficios para ver con buenos ojos este acuerdo con el empleador: la Experiencia del Empleado (EX) y la productividad.

Muchas empresas ahí fuera ya han probado los resultados del home office y muchos trabajadores también, pero no se ha profundizado en cómo la práctica impacta de forma positiva en los rubros que ya mencionamos.


Experiencia del empleado

Este término es más amplio de lo que parece, pues contempla desde el momento del reclutamiento hasta la tentativa desvinculación laboral con la empresa. Por lo tanto, en estos tiempos de entrevistas de trabajo digitales, ha tomado más fuerza.

Ya dentro del trabajo en sí, hay muchas formas de mejorar la experiencia del empleado, por lo que vamos a repasarlas.


Costos

Existen algunas características del home office que, sin ningún esfuerzo, suponen una mejora en las condiciones del trabajador, como la reducción de costos, pues evitar los viajes a la oficina deja intacto el bolsillo en cuanto a los pagos de gasolina o de transporte público.

Sin embargo, en este sentido también existen retos, pues el personal debe contratar planes de Internet capaces de responder a la carga laboral. Así que las empresas deben prestar atención en esto.

Casos de exito 1
Esenciales 2
Experiencia 1
NPS 1
Distracciones

Curiosamente, una de las batallas constantes en las oficinas son las distracciones que bajan la productividad de sus empleados. En este sentido, el trabajo remoto evita esto totalmente para dejar la responsabilidad en manos del trabajador.

Si bien es otro reto, las compañías deben aconsejar a su personal para que se concentren en las horas laborales y se cumplan los objetivos. Exceder los tiempos de trabajo o la carga laboral tendrá un impacto negativo en la experiencia del empleado.

Adaptabilidad

Trabajar desde el hogar brinda la posibilidad al empleador de ser más flexible, algo que se refleja de forma positiva en los profesionales. Por lo tanto, esta característica se suma a los beneficios del personal al hacer un balance sobre lo bueno y lo no tan destacado de su trabajo.

Herramientas

En este rubro, las empresa deben tener especial cuidado, puesto que si un trabajador no cuenta con las herramientas necesarias para cumplir con su labor, su experiencia laboral se irá a pique, tanto como su rendimiento.

Una preocupación común de las compañías es que sus equipos se utilicen para prácticas diferentes a las destinadas. Sin embargo, existen soluciones de informática para evitar este tipo de prácticas.


Es imperdonable que el rendimiento del personal sea mediocre por no contar con el equipo necesario para hacer su trabajo.

Retroalimentación

En el esquema home office, especialmente cuando se implementa al 100%, existe el riesgo de carecer de una comunicación eficaz con el personal.

Esto hará que el trabajador trate de cumplir sus objetivos del mejor modo posible y no sepa si en realidad lo que hace cumple con lo esperado o en qué le hace falta mejorar.

Además, una retroalimentación adecuada permite colocar sobre la mesa cuáles son los desafíos que los profesionales se enfrentan en su día a día, con la finalidad de abordarlos y solucionarlos.

Por otro lado, esta práctica incrementará el sentimiento de unión y mejorará la experiencia del empleado con su empresa.

Productividad

A todo esto, ¿cómo es que la productividad de los profesionales aumenta cuando hacen home office? La respuesta llega con tres puntos a considerar:


  • Pocos traslados. Al no tener que viajar a la oficina, algunas veces por semana o en su totalidad, el tiempo libre de los empleados aumenta y su cansancio disminuye, por lo que desarrollan sus tareas en mejores condiciones y rinden mucho más.

  • Menos estrés. Disminuir la tensión a la que está sometido el trabajador, se refleja en un estado de mayor felicidad y satisfacción, por lo que el rendimiento del personal aumenta.

  • Calidad de vida. La unión de los dos puntos anteriores genera una mejora tangible en los empleados que se traduce en un incremento de productividad.

Según la Confederación Patronal de la República Mexicana, el home office incrementa en 28% la productividad de una empresa.
Casos de exito 2
Esenciales 2
Experiencia 2
NPS 2

Después de la crisis

Sin duda, para cuando la pandemia termine, el trabajo remoto tendrá una nueva realidad, luego de que las empresas, por obligación o no, se aventuraron a probar la modalidad.

Por esa razón, no se debe dejar de lado la experiencia del empleado que practica home office, pues, como vimos, es un acuerdo que brinda grandes beneficios a trabajadores y patrones.

Es cierto que la modalidad tiene sus propios retos, pero hoy, empresas como Inbox Research se enfocan en ayudar a que la experiencia del empleado sea positiva y se traduzca en mejores números para las compañías.

¡Es la hora de implementar tu Net Promote Score - NPS®!

Contáctanos y un
especialista te atenderá a la brevedad.

icono chat

¡Suscríbete a nuestro newsletter!

Recibe mensualmente
nuestros artículos sobre gestión de la Experiencia del Cliente.

icono Web